Paellada

Que nos gusta reunirnos alrededor de un fueguito, aunque esta vez el fueguito lo encendimos para preparar una riquisisima paella de verduras.

Un domingo de febrero no teniamos otra cosa mejor que hacer que encontrarnos para compartir simplemente y pasar el ratito, sin boli ni papel, sin agenda, sin organizar próximas actividades. Tan solo apetecía acompañarnos, disfrutar de un día en familia. Otra forma de activismo, colocando la vida en el centro.

Por cierto, la paella nos quedó riquisima, cada una hizo su parte y el conjunto quedó pa chuparnos los dedos, aqui una muestra del avance.

¿Para cuando la próxima?