Taller de Escritura

Este primer jueves de octubre cambiamos lectura por escritura, creando nuestras propias historias.

Aqui se muestra el resultado de la tarde, sorprendente y creativa, que acabó en suculenta merienda. Cada mujer creó dos textos, para el primero usamos una palabra encontrada al azar en un libro, para el segundo interpretamos, desde los pronombres personales yo, tú, ella/él, nosotras, ustedes, ellas, dos fotografías.

Nuestro más afectuoso agradecimiento a Pilar Arteaga, fabulosa conductora del taller, y a todas nosotras por entregarnos a la tarea con tanto cariño.

 

NOSOTRAS

La abuela, la madre y la hija, todos los días, la misma tarea, todos los días las mismas caras, los mismos silencios

Éramos carceleras las unas para las otras, sobre todo para las que venían detrás, las guardianas de todos los oficios  invisibles.

Tejíamos la historia desde el silencio cómplice.Escuchar, ver, callar

Atender a los hombres que venían del campo, y para descansar cambiar la tarea.

Habíamos aprendido a mirar al suelo, a no mirar de  frente.

Con el pelo tapado, serias sin mostrar emociones. De luto las mayores, de alivio  las jóvenes. Siembre había cerca un duelo y a seguir callando.

A parecer que no estamos, que no somos, y sin embargo cuidando la vida, la alimentábamos, la vestíamos con primor, la arropábamos de noche, la refrescábamos de día

Y sin embargo…

 

MAPA

Mapa del tesoro es tu cuerpo tendido en el sofá

Mapa es lo que necesito para llegar al lugar escogido para el encuentro

Mapa era el nombre de su gato de angora que me miraba esquivo desde el pasillo

Mapa, vendo el mapa más antiguo de Las Palmas, encontrado entre las minas, de una cueva de Mata

Mapa para llegar a tus ojos donde me pierdo esta tarde de otoño que empieza a esconderse

Mapa bajo la piedra roja que está en la entrada, eso es lo único que te llevaría a la siguiente pista de este juego de locos

Mapa, mapa ¿dónde te has metido?

Preguntaba María con el lápiz entre los dientes, las gafas en la mano, la mirada buscando en todas las direcciones de la sala

Mapa, en adelante serás mi único compañero de viaje, será lo único que…

 

ENTREGARLE

Entregarle la vida a la vida

Entregarle el amor al amor

Entregarle las semillas a la tierra, las flores al campo, los ríos al mar

Entregarle las estrellas al cosmos, la información a la fuente, el equilibrio al caos y el caos al equilibrio

Entregarle a una misma lo mejor de cada una, a todas lo mejor de una misma

Entregarle la palabra al silencio, el silencio a la música

Entregarle la lluvia  a  las nubes  y las nubes al Océano.

Entregarle a la entrega, sin entregar

Entregarle la verdad a la mentira, la muerte a la vida…

 

USTEDES

Ustedes celebrando fiestas impostadas, celebrando y recreando la separación, creando y festejando hombres para la guerra y mujeres para la decoración.

Ustedes que borraron pronto los saberes ancestrales, su lenguaje, el sentir, la cooperación para subsistir.

Ustedes que se convirtieron en un circo de señoritos y señoritas bailando al son de las hogueras que nos quemaron en las tierras que nos negaron.

Ustedes que olvidaron…

 

ABRENUNCIO

¿Abrenuncio, quién eres?

Abrenuncio de abrir,

Abrenuncio de anunciar

Abres puertas que conducen a nuevos caminos

Caminos que anuncian sorpresas y buenas nuevas.

Invitas a entrar.

Abrenuncio, te acabo de conocer

Abrenuncio qué mensaje traerás.

 

YO

Yo aquel día no me encontraba bien, pero claro,

Había que ir a trabajar.

Hacía frío, mucha humedad. Se me entumecían los dedos,

no daba pie con el telar.

El frío del día no era comparable con el que yo sentía en mi interior.

Hace sólo  15 días que falleció, visto luto por él.

Quisiera escapar  pero aquí estoy, tejiendo nudos como los de mi garganta en un telar…

 

NO

No, era su palabra favorita. La utilizaba constantemente para poder escapar del mundo que vivía. Sentía miedo si no la pronunciaba.

No, fue pasando a mejor vida cuando conoció a Si. Comprendió que el mundo que le abría a su paso le gustaba.

No, venía mucho a su mente cuando Si no le funcionaba y, constantemente la indecisión, se apoderaba de ella. Aprendió que una combinación de ambas la hacían feliz y vivir sin miedo.

 

Tenías todo preparado para empezar la faena; telares, hilos, agujas, etc. Siempre nos preparabas café para que el trabajo no se nos hiciera duro. Ese día no supimos ver que no estabas bien. Todas notamos que pasaba algo pero nadie se atrevió a preguntarte. Tu expresión era triste, apagada, pensativa… y nadie se atrevió a preguntarte. Acabamos la jornada y, cada una se fue a su casa sabiendo que algo pasaba pero sin atreverse a preguntarte.

 

AMOR

Amor, que palabra, sentimiento más grande,

Amor es lo que ella sintió al levantar los ojos

y ver el mar azul, cálido, inmenso.

Amor lo que vio en los ojos de él al mirarla

ese Amor que tanto la llenaba en cada

latido de la vida, de la muerte.

El amor que encuentra en cada esquina

en cada latido de las almas a pesar

de sus desgracias, amor de ausencias.

La calidez del Amor que todo lo llena

que todo lo inunda en un desastre

irrecomponible y divino.

LLenarse de Amor que te desborde

que..............

 

YO

Ahí estaba yo, sentada en la carroza, vestida

de gala porque mi padre se empeñó

en que me luciera en la carroza de las

fiestas del pueblo.

Que no hubiese dado yo

por bajarme y salir corriendo, saltando

 en donde las miradas no me llegaran y no

fuese protagonista, correr a los coches de

choque, comprarme un helado y marcharme

con él, reír con mis amigas....., sin

embargo..... Ahí  estaba yo estoica, prisionera

en una carroza festiva que para mí no

era tal, ¿cuánto duraría aquello? y si...

yo dijese....., tengo que bajar, me estoy haciendo

pipí, ¿podría?........

 

TIRÓ

Tiró de su pelo enredado

mientras se peinaba con cepillo rojo.

Tiró de la puerta que no podía abrir, porque necesitaba

un poco de aceite en la cerradura.

Tiró la basura al contenedor

después de haberla reciclado.

Tiró de su brazo para hacerla reaccionar......

 

ELLAS

Ellas, aunque se veían muy

guapas, sentadas en su carroza,

se sentían muy tímidas porque

era la primera vez que participaban

en un acto de tanta categoría.

Ellas, se miraron unas a otras y

tan solo con ese acto, se tranquilizaron

porque...

 

COMPRENDÍ

Comprendí las diferencias que nos separaban, cosa que llevó a la distancia continuada hasta alcanzar indiferencia.

Comprendí que aquella lluvia sí me mojaba, dejaba mi

pelo y ropa empapadas, pero no se notaban las lágrimas.

Comprendí al ver la hermosa persona que veía a diario

frente al espejo, qué hay equilibrio y paz en su interior

todos los días hay que buscarlo.

Comprendí que se hartó, todo aquello no iba con ellxs,

y quisieran...

 

ÉL

 El se encontraba situado en un punto bastante

estratégico del jolgorio, Él observaba encandilado

aquellos  vestidos de las muchachas sobre el carro.

Él sabía que en el lugar donde se encontraba podía

ver perfectamente todo aquel desfile de color, de animales

galardonados. Ni los papahuevos podían impedir

que él disfrutara del pasacalle fantástico al que

siempre quería asistir. Todos los años. Incluso hubo

alguno en el que quiso participar y, participó.

 

ÉL

El barco navegaba a lo lejos al borde del mar.

El la abrazaba con tanta fuerza que ella temió asfixiarse.

El árbol estaba totalmente deshojado pero era muy alto

y tenía un porte imponente.

El relato que intento construir está deslavazado.

El asunto es unir un barco lejano, un hombre abrazador

y un árbol imponente.

El barco lleva en su interior al hombre desesperado,

y  fue construido con el árbol imponente, arrancado

sin piedad de la tierra.

El árbol dio su vida graciosamente

para que el hombre que abrazaba......

 

 Tú me empujaste a ir en la Cabalgata,

encima me pones al lado de los caballos y en primera plana,

Tú tienes que saber que lo he pasado muy mal

a causa de tu imposición.

Ahora sé porqué me elegiste,

por pequeño y moreno. _  Un negro al pie de los caballos,

ridiculizado bajo las mujeres más guapas del pueblo.

Tú debes saber que nunca te perdonaré,

fuiste cruel y quisiste vengarte.

Porque soy mejor jugador de cartas que tú y,

todos me prefieren para tocar en la parranda.

Tú te acordarás de este día sin fin para mí

y mi ira no tendrá fin sobre ti.

.......

LA

La niña se fue a la montaña, a buscar su cabra a 2m estaba ella de su preciado animal.

La cabra salto tanto que la niña la perdió de vista.

La niña estuvo un par de horas gritando su nombre hasta que la encontró.

 

NOSOTRAS

Nosotras estábamos allí con mucho calor porque teníamos esos trajes nosotras nos sentíamos mal, porque toda la gente nos mira y no con muy buena cara …

Nosotras esa noche la pasamos mal por todo eso porque nos obligaban a estar allí

 

EN

En la playa, en el bosque, en el barranco, allí donde conecto conmigo misma.

En casa, en la calle, el coche, espacios donde me muevo, donde me relaciono, donde viajo a otros lugares.

En compañía, en solitario, siempre aprendiendo, siempre compartiendo.

En mí, en la búsqueda, en el Camino.

En cada momento encontrando regalos…

En, en, en, en, en, en, en, en, en tiempos pasados, presentes y futuros.

 

YO

De verdad creen que estando de pie, mirando con esa cara, con ese gesto tan serio, me voy a sentir culpable. Yo tejo como quiero.

Podrán quedarse todo el día mirando, hablando de lo que quieran, juntándose con otras a cuchichear. Ya pueden ponerse con las telas para colocarlas.

Ahí detrás hay botellas de vino, métanlas en las cajas, que tienen que salir a la calle a repartir.

Ya vale tanta seriedad tanta tristeza para qué! Si quieren sobrevivir tienen que salir a repartir, ya que no quieren tejer, ¡salgan!

También pueden coger una escoba y se ponen a barrer que esta todo lleno de tierra.

Pero bueno chiquillas, si no piensan hacer nada de esto, olvídense de ir al baile.

Quieren pasarlo bien y vestirse de otras maneras, pues primero a trabajar y luego a disfrutar.

Si piensan que todo esto baja del cielo ay no mis hijas no! aquí tienen que luchar para salir adelante.

Y apáñenselas bien que mañana van pa´ la Guancha a recoger piedras…..

 

 

 

COLORES

Colores cálidos y brillantes los que vivo en estos días amables, mientras camino la ciudad llena de gente.

Colores grises y profundos si me acerco en cambio al mar, en soledad y recordando antiguas melancolías.

Colores verdes- gallegos de esperanza y armonía, cuando aparece gente nueva en el umbral.

Color rojo el del amor profundo y doloroso.

Color azul de la serenidad.

Colores y colores los que puedo ir extendiendo en mi lienzo diario.

No es previsible.

Nunca sé lo que va a quedar en el cuadro que inicio cada mañana

Pero sí.

Siempre puedo asombrarme cuando llega la noche…

 

 ELLA

Ella nunca cayó en la cuenta de la importancia que tenía su trabajo.

Teje que teje y una sonrisa.

Poco a poco se iba dejando la vida prendida del telar.

Primero fueron los ojos… tenía que prender la tela palpándola con las manos para no equivocarse. Teje que teje y una sonrisa.

Poco a poco se le retorcieron los dedos de pura artrosis, pero no dejó de tejer, como si fuera algo incorporado por completo a su vida. Teje que teje y su sonrisa.

No se daba ninguna importancia, le parecía lo normal: Juntar los hilos. Entretejer los diferentes colores, ir componiendo el tejido.

No cayó en la cuenta

Nadie cayó en la cuenta hasta que ella faltó:

Con cada paño que salía del telar, no sólo cruzaba hilos.

Ella iba tejiendo relaciones, entretejiendo vidas, creando redes.

Teje que teje y la sonrisa…

 

VA

Va corriendo para llegar a tiempo

a casa de su abuelita a ver si estaba malita

si le compraba alguna fruta

para hacerle un zumo que la ayudara a recuperarse

y levantar el ánimo que ella se sentía cansada

y triste.....

 

ELLAS

Ellas se pasaban todo el día en casa de la amiga, para juntas ponerse a tejer,

mientras hablaban algunas palabras.

Ellas tenían el semblante muy serio, ni siquiera dibujaban una pisca de sonrisa.

Ellas como si se disfrazaran de cara de amargura.

Cuando se aproximaba la noche ellas ya estaban dando cabezazos

que se le cerraban los ojillos.

Ellas no paraban de trabajar durante el día y al anochecer...